Premiación de ASOCASNYC por rendimiento académico.

A través de una jornada recreativa la Asociación de Padres de Familia del Colegio Gimnasio Castillo Sede Norte y Sede Campestre (ASoCASNYC) premió a los estudiantes de 3C y 8A por su excelente rendimiento Académico durante el primer semestre. Esta actividad se realizo el viernes 26 de Agosto en las instalaciones de la Sede Campestre. Los estudiantes fueron premiados con una medalla conmemorativa, actividades recreativas y un refrigerio especial.

Anuncios

Es momento de estimular la creatividad

Con la era tecnológica y el temprano acercamiento que tienen los niños a los aparatos electrónicos como la tablet, los celulares y los vídeos educativos en youtube, los niños al tener todo a la mano están en riesgo de perder o minimizar su proceso creativo. Es por esto que si se quiere que los niños en un futuro sean seres autónomos, capaces de pensar por ellos mismos y que usen y apliquen su imaginación a las distintas actividades que realicen a lo largo de su vida.

Estas diez recomendaciones pueden ayudar a estimular la creatividad en los niños.

  1. Dejarlos jugar: Parece ser lo más obvio, pero muchas veces los niños estan límitados en el juego por los famosos: No ensucies, no rayes, no cojas eso, no desordenes, no te hagas daño, No… por lo cual es importante dejar que ellos usen su creatividad, jugando sin tantas limitaciones, que puedan cantar, crear situaciones, inventar canciones, que sean ellos mismos sin límite alguno.
  2. Darles tiempo para juego: A veces es tan importante organizar el día que los niños se pierden entre clases, ballet, natación, sin oportunidad de un tiempo para el juego, es importante que ellos reserven un espacio de su día para jugar, por el bien de su desarrollo como personas.
  3.  Escuchar con atención lo que tienen por decir, sin burlarse o reírse de sus ideas:  Ya sea un dibujo, una canción , una historia, la forma como baila o canta, aunque puedan parecer fuera de lo común o graciosas, es necesario que el niñ@ sienta que lo que él ha hecho tiene un valor y que así se le percibe. Ciertos comentarios o actitudes involuntarias pueden generar que se límite la creatividad y que en futuras ocasiones se cohíba de hacerlo.
  4. Educarlos para que ellos respeten lo que hacen los demás: enseñarles que cuando alguien hace algo nuevo merece una felicitación por atreverse a hacerlo  y no hay que reírse de ello.
  5. No dirigir sus juegos:  Ellos deben ser quienes dirijan, quienes decidan que hacer y cómo hacerlo, es importante no interrumpirlos si están contando alguna historia, bailando o cantando una canción. solo se debe intervenir cuando ellos pidan ayuda y encaminarlos para que ellos tomen sus propias decisiones
  6. Facilitarles ideas y materiales para que puedan hacer sus cosas: No es necesario comprar una gran cantidad de cosas, se pueden usar cosas que ya se tienen en casa: reutilizar envases, cajas de cartón, rollos de papel higiénico, etc.. Permitirán hacer un montón de manualidades sin tener que comprar muchas cosas. También es bueno tener en casa pinturas, colores, acuarelas, elementos para disfrazarse, instrumentos musicales, cuentos, música, etc.
  7. Ayudarles a desarrollar el pensamiento crítico: que se cuestionen las cosas, hasta lo más obvio, dejarles preguntar y buscar respuestas a sus preguntas para que sean ellos mismos quienes encuentren las soluciones.
  8. Plantearles retos y metas alcanzables, pero que al igual sean difíciles para que se sientan satisfechos con la recompensa y el esfuerzo realizado: cuando un niño se motiva y la pasa bien es cuando más se esforzará por superarse a sí mismo. intentar aportarle este tipo de situaciones lo ayudara en su desarrollo.
  9. Proporcionarle nuevas experiencias: Como las excursiones, el contacto con la naturaleza y  distintas actividades (montar a caballo, nadar, caminar, etc).
  10. Limitar el tiempo del pc y la televisión: Estos promueven una actitud pasiva que , en exceso, no ayudan a estimular la imaginción y la exploración.

Fuente: www.desarrollodeltalento.com

LA MOTRICIDAD EN LOS NIÑOS

Realizado por: Ana Moreno Parra – Psicoorientadora Sede Norte

La motricidad se divide en dos grandes categorías, por un lado, se encuentra la motricidad fina que consiste en la coordinación para ojos y manos y para ojos y pies, la precisión para utilizar las manos y los dedos tomando objetos en especial pequeños o delgados, también esto permite un desarrollo cognitivo en la información sensorial de los niños. Por otro lado, se encuentra la motricidad gruesa que incluye la postura corporal y en la cual se ejercitan los músculos mayores, se hacen movimientos en los brazos y en las piernas y se toma conciencia del cuerpo en general.

Las actividades motrices finas que desarrollan las habilidades son el moldear plastilina, dibujar y pintar formas, cortar con tijeras, jugar con títeres de dedos.

Las actividades motrices gruesas incluyen lanzar y patear la pelota, montar en triciclo o cicla y hacer ejercicios gimnásticos.

A la edad de 3 años, los niños adquieren las habilidades de caminar, correr, saltar, dibujar círculos, están en proceso a vestirse solos, a la edad de 4 años, tienen un mayor control al correr ya pueden hacer giros, logran dibujar personas y detalles en el coloreado, finalmente a la edad de 5 años son capaces de atrapar y tirar la pelota con precisión, vestirse solos, abotonar la ropa y atar los cordones de zapatos.

Recordemos que los niños en su etapa preescolar están aprendiendo a dominar actividades motrices, no obstante, no solo encontramos estas habilidades en el ambiente escolar, sino en la rutina diaria, como por ejemplo cuando come en la mesa, cuando se coloca el uniforme, cuando se cepilla la boca, entre otras; a medida que pasan los años toman más control en estas habilidades lo que le permite en el desarrollo cognitivo, comportamental y social.

[1] Apoyado en http://www.ehowenespanol.com/

Ejercita tu cerebro

Muchas veces cuando se habla de ejercitar el cerebro se busca que las personas lean más, argumenten más, analicen más, etc… Pero no nos hemos dado cuenta que también existen ejercicios de gimnasia cerebral que nos ayudan a concentrar, nos divierten y nos acompañan dentro del proceso de aprendizaje.

Es por esto que la Maestra Mexicana,  Yesi Saldaña, propone los siguientes ejercicios:

12717470_864789046963842_614290908223873690_n

12715737_864789043630509_3190708237947042727_n

12742625_864789020297178_9179189426012340924_n.jpg

12743773_864789063630507_512584605428044218_n.jpg

12742389_864789090297171_1850645347923206992_n.jpg

12744554_864789113630502_2059896343020028975_n.jpg

12718288_864789130297167_4804037547742842057_n.jpg

12715582_864789146963832_9178761699647122997_n.jpg

Adaptándome a las emociones

Realizado por: Miss Ana Moreno Parra – Psicoorientadora Sede Norte

Al hablar de emociones ciertamente estamos departiendo de un estado innato del ser, sin embargo, estas “emociones” al hacer contacto con el ambiente y sentir los cambios fisiológicos van reaccionando de manera subjetiva y nos permite emitir una respuesta, debido a que su objetivo va en función a la adaptación de aquello que nos rodea.

Encontramos que todas las emociones no son iguales, se dividen en dos grandes grupos: Las emociones positivas y las emociones negativas, podríamos definir las primeras como aquellas que favorecen la función complaciente del ser, brindan tranquilidad, felicidad y calidad en nuestra vida; estas son, por ejemplo: La alegría, la satisfacción, entre otras, y las negativas en cambio son emociones evitativas que producen en la persona un tipo de malestar, pueden ser la ira, el miedo, la aversión y la tristeza.

Si reflexionamos desde nuestra percepción adulta entendemos que el autoregularnos ante una emoción negativa en ocasiones puede ser bastante difícil y requiere de cierto tiempo para volver a un estado de ánimo estable, ahora imaginemos como nuestros hijos pequeños pueden reaccionar al sentir una emoción negativa sin contar con la debida experiencia, regulación y control de ésta, entendamos que ellos hasta ahora están comenzando a sentir esto y la respuesta ante esas emociones es tan impredecible como compleja.

¿Entonces qué podemos hacer como padres para ayudar a nuestros hijos a entender estas nuevas sensaciones?

Nosotros como eje principal en la vida de nuestros niños debemos estar observando cada comportamiento, debemos estar atentos a la socialización que tienen con sus pares pues es allí donde se encuentran más estímulos para detonar las emociones positivas y negativas.

Es importante entender que el saber expresar esas emociones con el otro no es tarea sencilla y rápida por lo que debemos tener paciencia y enseñarle por medio de experiencias cual es la forma más correcta de actuar; también contamos con una gran ventaja y es el conocer a nuestros hijos y esto nos permite anticiparnos a muchos de sus comportamientos y redirigir su conducta a lo que deseamos que él exprese.

Recordemos que validar las emociones de nuestros niños los hará sentirse comprendidos, acompañados y protegidos, esto permitirá ofrecerles un camino alternativo para afrontar de manera adecuada sus estados de ánimo.

 

Aprender Jugando

En casa podemos incentivar el aprendizaje de nuestros pequeños castillines con juegos sensoriales que se motiven en aprender  y crezcan sus ganas de conocer el mundo que les rodea.

A continuación te presentamos este juego que puedes hacer en casa y ayudar a tus hijos en su proceso de aprendizaje en matemáticas:

ROMPECABEZAS CASERO PARA APRENDER LOS NÚMEROS

Es bien sabido que los niños aprenden jugando, sobre todo los más pequeños. Por eso hoy en día existen una gran cantidad de juegos educativos destinados a ellos, con los que pueden aprender desde los colores hasta inglés. Hoy te proponemos un rompecabezas casero para aprender los números, muy sencillo y divertido, con el que los pequeñines de casa podrán aprender jugando.

El material principal es el cartón por lo que, además, este juguete casero resulta muy económico. digital-number-puzzle-cardboard-template.jpg

Imagen tomada de Mr. Printables

¿Quieres saber cómo se hace?

Esta manualidad la puedes encontrar en www.pequeocio.com

Materiales

  • Cartón
  • Tijeras y Bisturí
  • Colbón
  • Cartulina blanca y de colores
  • Plantillas (descarga el enlace de Mrs. Printables)

¿Cómo hacerlo?

Lo primero que hay que hacer es imprimir las plantillas. La primera nos servirá como molde para hacer el rompecabezas, mientras que la segunda incluye las tarjetas que servirán a los niños para saber cómo se hace cada número. Cogemos la plantilla del número grande y con el Bisturí cortamos todos los segmentos que forman el número.

Cortamos dos rectángulos de cartón del mismo tamaño de nuestra plantilla, normalmente una hoja tamaño carta. Pegamos sobre uno de ellos una hoja blanca, o también podemos pintarlo. Ponemos la plantilla sobre el cartón (el que nos ha quedado blanco), y con un lápiz calcamos las formas, para luego poder cortarlo. Por detrás del cartón blanco ya troquelado pegamos el otro cartón, para que sirva de fondo. Ya tenemos lista la base del rompecabezas.

digital-number-puzzle-segments.jpg

Imágen tomada de:  Mr. Printables

digital-number-puzzle-template-1.jpg

Imagen tomada de: Mr Printables

Para cortar los bastoncitos que formarán cada número, usamos la misma plantilla. Cada número está formado por 7 bastones, algunos de color, y otros blancos. Sigue el modelo de las tarjetas pequeñas para saber cuántos de color y cuántos blancos debes hacer para cada número. Para que los niños puedan cogerlos sin problemas, es mejor pegar dos o tres bastoncitos juntos, para que tengan más espesor. Con las cartulinas de colores o con pintura, cubrimos los bastones, usando para cada número un color diferente.digital-number-puzzle-template-how-to.jpg

Imagen tomada de Mr. Printables

¡Listo! Muy sencillo ¿verdad? Tal vez los hermanos más grandes se pueden divertir preparando esterompecabezas de cartón para los más pequeños.

Si quieres conocer más juegos para que tus hijos aprendan jugando, ingresa aquí.

La música en el desarrollo educativo

Actualmente la música es uno de los elementos fundamentales dentro del aula de clase de los niños en edad, preescolar. ¿Por qué se hace? porque ayuda al desarrollo intelectual, auditivo, sensorial, del habla y motriz.  A través de la música los niños activan el sentido de la escucha y la concentración, lo cual les permite recordar e interiorizar ciertos aspectos educativos en los cuales normalmente podría distraerse.

La música es un elemento fundamental en esta primera etapa del sistema educativo. El niño empieza a expresarse de otra manera y es capaz de integrarse activamente en la sociedad, porque la música le ayuda a lograr autonomía en sus actividades habituales, asumir el cuidado de sí mismo y del entorno, y ampliar su mundo de relaciones.

BENEFICIOS DE LA MÚSICA PARA LOS NIÑOS

La música tiene el don de acercar a las personas. El niño que vive en contacto con la música aprende a convivir de mejor manera con otros niños, estableciendo una comunicación más armoniosa. A esta edad la música les encanta. Además, les aporta todos estos beneficios:

 playing-1436907.jpg

1. Seguridad: Les da seguridad emocional, confianza, porque se sienten comprendidos al compartir canciones, e inmersos en un clima de ayuda, colaboración y respeto mutuo.2. Aprendizaje: La etapa de la alfabetización del niño se ve mas estimulada con la música. A través de las canciones infantiles, en las que las sílabas son rimadas y repetitivas, y acompañadas de gestos que se hacen al cantar, el niño mejora su forma de hablar y de entender el significado de cada palabra. Y así, se alfabetizará de una forma más rápida.

3. Concentración: La música también es beneficiosa para el niño cuanto al poder de la concentración, además de mejorar su capacidad de aprendizaje en matemáticas. La música es pura matemática. Además, facilita a los niños el aprendizaje de otros idiomas,potenciando su memoria.

4. Expresión corporal: Con la música, la expresión corporal del niño se ve mas estimulada. Utilizan nuevos recursos al adaptar su movimiento corporal a los ritmos de diferentes obras, contribuyendo de esta forma a la potenciación del control rítmico de su cuerpo. A través de la música, el niño puede mejorar su coordinación y combinar una serie de conductas. Túmbale boca arriba y muéveselos para que pueda bailar mientras que tú le cantas. Le puedes cargar y abrazar en tu regazo entonando otros ritmos infantiles.